La decoración, el placer del cambio


La decoración, el placer del cambio





Un dicho popular señala que el ser humano es el único que cambia su casa de forma constante mientras que los pájaros y los animales suelen fabricar un habitad que no modifican. Decorar es el placer de cambiar o modificar el hogar para sentirse renovado.

Las decoraciones de los hogares incluyen todos los espacios internos y externos de la propiedad. Paredes, techos, pisos, muebles y decoraciones del interior de la propiedad y los jardines o parques exteriores pueden ser cambiados o renovados como una forma de empezar una nueva etapa de vida.

La variedad de características de la actualidad tiene un amplio abanico de posibilidades, desde el estilo clásico barrocoo campestre-, el de la época de Luis XV hasta el moderno o minimalista.

El minimalismo es que mejor se adapta en los apartamentos -o casas modernas- de techos bajos y espacios reducidos por la sencillez, formas y condensado de sus muebles.